¿Qué es la Biblioteca o Centro de Recursos para el Aprendizaje (CRA)?

El centro de recursos para el aprendizaje, se define como: “el lugar de la escuela donde se reúne, en un espacio dinámico y de encuentro, una diversidad de recursos de aprendizaje, que contienen información actualizada de apoyo, a través de múltiples servicios, al proceso de enseñanza-aprendizaje.

Funciones del CRA

En el CRA, el espacio, la colección, el equipo de trabajo y los servicios que allí se prestan actúan como facilitadores del proceso educativo, haciendo posible un buen desarrollo curricular, promoviendo un aprendizaje activo, desarrollando habilidades lectoras de información e investigación, incentivando la producción de materiales educativos nutriéndose de la participación de la comunidad.

  • El espacio: Corresponde al lugar físico que ocupa el centro el cual debe responder a los requisitos mínimos tanto en el acopio  de materiales como para la consulta de éste.
  • La colección: está compuesta por una variedad de recursos educativos  tales como: impresos, audiovisuales, instrumentales y digitales.
  • Equipo de trabajo: cuya misión es la gestión del CRA y compuesta por un coordinador y un encargado del centro.
  • Los servicios: se organizan con el objetivo de satisfacer los intereses y necesidades  de aprendizaje, de información e investigación  y de extensión cultural.

“Fomentar el interés por la información, la lectura y el conocimiento, a través de espacios creativos de encuentro y aprendizaje para la comunidad escolar”

En esta misión se conjugan diversos conceptos que describen la razón de ser del CRA y entregan orientaciones específicas sobre lo que son y a lo que debieran aspirar. Este modelo toma cuerpo en la publicación Estándares para Bibliotecas Escolares CRA, donde las ocho áreas de gestión de la biblioteca escolar tienen una representación clara y medible.

En primer lugar, las bibliotecas escolares fomentan el interés por la información, la lectura y el conocimiento, entendiéndolos como los elementos que constituyen el camino hacia el saber y la formación personal. Esto se logra a través de una innovación constante de su gestión pe­dagógica y administrativa.

 

“Las bibliotecas escolares deben fomentar el interés por la información, la lectura y el conocimiento”

Para ello es necesario que cuenten con una institucionalidad que avale su trabajo y les permita poner a disposición de sus usuarios los recursos y herramientas para su formación integral. Estos deben ser relevantes para el proyecto educativo del establecimiento, considerando la gestión curri­cular, el fomento a la lectura, la investigación y la alfabetización informacional.

En segundo lugar, las bibliotecas escolares CRA ponen a disposición de la comunidad educativa espacios que van más allá de lo físico propiamente tal. Se trata de generar y mantener espacios crea­tivos y dinámicos, que permitan crear y estimular los sentidos; que se relacionen con otros ámbitos del establecimiento y que fomenten el desarrollo de la comunidad escolar en su ser personal y en su ser ciudadano. Además, es necesario que estén definidos y organizados adecuadamente, que resul­ten acogedores para los usuarios y a la vez les permitan el libre acceso a los recursos.

En tercer lugar, la biblioteca escolar CRA busca generar instancias de encuentro y aprendizaje a través de experiencias significativas vinculadas al proceso de enseñanza, lo recreacional y la vida cotidiana. De esta manera se genera un impacto en los individuos y en la comunidad, a través del intercambio humano y cultural entre los distintos actores.

Por último, no hay que olvidar que el trabajo de las Bibliotecas Escolares CRA está orientado a la comu­nidad escolar en su conjunto: estudiantes, docentes, directivos, administrativos, padres y apoderados, es decir, a todo aquel que tiene relación con el establecimiento, en su ámbito interno y externo. Esto incluye la creación de redes de colaboración con diversas entidades culturales, académicas y otras bibliotecas.

 

Encargada

Gloria Maúlen